12/12/11

LA CASA DE FIERRO QUE DESCONOCIÓ EIFFEL



No hablo de una obra perfecta, porque no soy de los que cree en la perfección humana, y ésta Casa de Fierro de Iquitos es una obra del hombre y en esa lógica no es un dechado de perfección. Ni su origen, en el que no se tomó las previsiones de su destino, menos su instalación son la maravilla pero ahora asombra por su ubicación y por el nombre famoso de su diseñador.

Es más la fama y un poco el asombro por lo que significa su apariencia que es poco común en el ornato y la dispareja arquitectura urbana de la Amazonía peruana. En su diseño lo que no había considerado su importador, es adquirir una estructura más adecuada al clima de la zona, cual sea su destino en Perú o en Bolivia. Las planchas que conformaban las paredes y balcones son íntegramente de hierro, material poco propicio para el trópico: el calor quema en la casa tanto que se podría considerar un horno sumamente intolerable en algunas horas del día o en temporada de calor y sol.

La Casa de Fierro de Iquitos o la Casa Eiffel se dice que fue adquirida en la Exposición de Paris de 1889, aunque no se descarta que pudo haber sido comprada en Bélgica en una de las sucursales que tenía el célebre arquitecto Gustavo Eiffel.

Los que podrían inscribir sus nombres entre los autores de su traslado desde Europa hasta Iquitos están los caucheros, grandes potentados económicos de la época como Julio Toots, Anselmo del Águila, o Antonio Vaca Díez.

Qué es la Casa de Fierro, tal como más lo conocemos los iquiteños, acostumbrados a verla sin asombro desde niños. Es un mecano con piezas ideadas para formar una casa de dos pisos que fue diseñado por el arquitecto Eiffel, el mismo que hizo la Torre de París a la que muchos conocen mundialmente con su apellido. Este conjunto de piezas fue embarcado para alguna ciudad de América del Sur.

Dicen que la tan famosa y emblemática Casa de Fierro de Iquitos por mandato de la naturaleza cambió de punto final y se quedó varada en la capital loretana. Su destino podría haber sido una de las ciudades tropicales de Bolivia o Madre de Dios.

Los que conocen mucho de lo que es la historia de este armatoste dicen que el modelo para armar tenía dos cuerpos o secciones, una de las cuales se pudrió en el malecón bajo la inclemencia de la naturaleza y la otra se erigió en la Plaza de Armas, donde todavía cumple funciones.

Los nuevos propietarios por poco interés en la conservación de esta Casa o por no contar con los recursos económicos suficientes para su conservación, se han visto obligados a cederla en alquiler. En la planta baja hay locales comerciales y en el segundo piso funcionaba un restaurante.

La Casa de Fierro es una de las edificaciones más caracterizada de este Iquitos siempre acogedor, tan atractivo como los edificios de azulejos portugueses que se instalan en su zona monumental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada