26/1/15

Contamana: La Perla mágica del Ucayali


Una escena de la Contamana loretana avivada por la multitud arremete sobre mi memoria no tan reciente; se trata de un acontecimiento llegado desde los años ochentas, en que la defensa abierta de los contamaninos para mantener su loretanidad los hizo salir a las calles para demandar su continuidad sobre Loreto. Cerca o lejos, marginados o no del centralismo iquiteño es un tema de otro momento. Lo que me trae al tema es mi encuentro con algo que hace poco no estaba meditado ni debatido, cual es mi presencia en esta ciudad a la que llaman por múltiples razones La Perla del Ucayali.

Contamana me recibió en diciembre, aun en los estertores de la jornada electoral y los inicios de nuevos tiempos del gobierno local. Esta es una ciudad conformada por una población de cálido comportamiento hospitalario, en el que el saludo entre las personas es una práctica aún vigente, aun sea con personas desconocidas. El buenos días, buenas tardes o lo que corresponda es una sana costumbre en el encuentro de las personas que van por las veredas.

De los orígenes contamaninos, me lo han dicho y he revisado en los apuntes de aficionados a la historia e historiadores locales, que fueron los franciscanos que dieron la partida fundacional con fray Buenaventura Márquez. Este cura que en los años previos a la independencia nacional predicaba por los ríos de la cuenca del Ucayali buscando la fidelidad cristiana de los indígenas y que en esos avatares trató de amistar a los shipibos y conibos que vivían en continuas e irreconciliables guerras. En esos afanes logró fundar Contamana en un lugar que no es el mismo donde está la actual ciudad sino que un poco más abajo, siguiendo la corriente del río Ucayali. Esto sucedió hace 208 años en la fecha del 21 de enero.

Ser contamanino tiene su orgullo especial, esto quiere decir que sienten los pobladores nacidos en esta tierra un respeto a sus raíces y costumbres admitiendo las tradiciones culturales entre los que están los carnavales como una práctica ineludible, impostergable y obligatoria. Contamana tiene unas carnestolendas especiales donde la inspiración de los habitantes del barrio le pone el color y el sonido a los festejos.

Cada año se ha podido apreciar a la Municipalidad de Ucayali, que es la que gobierna la provincia, prepararse adecuadamente para entretener a sus vecinos y despertar la atención del turista, es un reto en el que se meten de cuerpo y alma con lo que compiten con carnavales de Cajamarca, Puno, Ayacucho, Rioja, aquí cerca con Pucallpa y un poco más allá con Iquitos. Carnavales de Contamana que son mezcla de tradiciones originarias indígenas, de fuerza legendaria donde surge la figura de la sirena encantadora, imagen emblemática vinculada al surgimiento de esta localidad en la cosmovisión indígena, y de la modernidad nacional e internacional, es decir hay danzas costeñas, serranas y hasta del folclore boliviano y hasta la enérgica y glamorosa brasileña. Los contamaninos en esta fiesta se dejan arrastrar por la onda multicolor, hay que tener en cuenta que estos carnavales con un poco más de decisión pueden romper la barrera doméstica y ubicar el interés del turista nacional y extranjero.

Esta ciudad tiene sus encantos, que no solamente son sus gentes sino que sus atractivos naturales en medio de ese callejón turístico singular que muchos quisieran tener en las cercanías de sus pueblos. A solamente 18 kilómetros están los baños termales que son la puerta de ingreso a un paradisiaco pedazo de territorio cercano a la Cordillera Azul donde el visitante se subyuga ante la imponente cascada del Llanto de la Anaconda y la sorprende colpa donde habitan los guacamayos entre graznidos y colores, casi imperturbables.

Contamana es sin lugar a dudas un lugar que nos acoge en medio de una calma que es incomparable con cualquier otra ciudad de la Amazonía. Tranquilidad en la sociedad, con mucha amistad espontánea y con la belleza de sus mujeres. Dicen los viejos pobladores de esta tierra que en la paradisiaca quebrada del Maquía, en los límites urbanos, es donde han surgido los grandes amoríos de los visitantes que luego de beber de esas aguas se quedaron por siempre como residentes de esta hermosa ciudad del río Ucayali.


20/4/14

Más de 100 años: CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LORETO



 Por: Raúl Herrera Soria

Mediante Ley expedida el 6 de octubre de 1906, es decir hace 108 años con rúbrica del Presidente de la República José Pardo y Barreda se creó la Corte Superior de Justicia de Loreto que  asumía su administración en la jurisdicción sobre las actuales regiones de Loreto, San Martín y Ucayali.

La creación de la Corte de Loreto respondía a muchas situaciones entre las que  destaca que en esos tiempos se hacía complicada la administración de justicia en un gran espacio territorial peruano, lo que tornaba increíble y llenaba de anécdotas la vida de la administración de justicia.

“La falta de recursos económicos hacía que muchas veces los inculpados detenidos permanecieran meses y a veces años en espera de poder ser trasladados a esa localidad. En ocasiones los reos eran enviados sin custodia, con su solo compromiso de presentarse y comparecer antes las autoridades judiciales, para luego ser internados en el penal y juzgados. Afortunadamente, a pesar de tales circunstancias, se registraron muy pocas fugas” (1). Increíbles circunstancias que cuesta creer pero que parafraseando a Ripley “fue realidad, aunque usted no lo crea”.

Antes de la creación de la Corte de Justicia de Loreto todo este territorio dependía jurisdiccionalmente de la Corte Superior de Justicia de Cajamarca, lugar hasta donde debían trasladarse expedientes y procesados para su juzgamiento.

La cosa no fue tan sencilla, imaginarse enviar documentos o viajar entre estas dos ciudades resultaba realmente sacrificado. La travesía desde Iquitos duraba aproximadamente mes y medio, unos 90 días, y si es que los viajes se hacían ida y vuelta se hablaba de 3 largos meses que debían cumplirse empleando muchos modos de transporte como barcos a vapor hasta Yurimaguas, y de allí por el antiguo camino real, cuyo recorrido se hacía generalmente a pie o sobre bestias.

Los primeros miembros de la Corte fueron ex miembros de la Cámara de Diputados, aunque lo que no se sabe con exactitud si éste fue requisito con el cual se podía ejercer este nivel de la magistratura. Fue su primer Presidente el doctor José Adriano La Madrid, y sus Vocales los doctores Alfredo del Valle y Miguel Bohl; quienes instalaron la Corte el 21 de abril de 1907.

Los intereses particulares de quienes administraban la justicia desde la Corte Superior de Cajamarca fue un factor adverso ante la propuesta de creación de esta nueva repartición en Loreto. El Proyecto de Ley para la creación de esta Corte fue presentada en la Cámara de Diputados el 20 de agosto del año 1900 por los entonces diputados de Loreto Julio Abel Raygada, Rosendo Vidaurre y Juan M. Pizarro. El trámite hasta convertirse en Ley tomó seis años aproximadamente.  

El proyecto “tuvo la opinión contraria de la Corte Superior de Cajamarca y de la propia Corte Suprema de Justicia de la República, según consta de los respectivos informes que obran en el expediente archivado en el Congreso de la República (...) Se aducía que la reducida carga procesal existente no justificaba la creación de una Corte Superior; sugiriéndose para mejorar el servicio, que el traslado del expedientes y reos debía hacerse por la ruta del Marañón hasta el pongo de Manseriche; travesía que - a su entender- podría ahorrar distancias y tiempo hacia la ciudad de Cajamarca”.(1)

El proyecto de creación de la Corte Superior de Justicia de Loreto tardó mucho tiempo para su promulgación y en este proceso intervinieron personalidades políticas e intelectuales de principios del siglo XX como Jenaro Ernesto Herrera Torres,  José Antonio De Lavalle, Lino Cornejo, el mismo José Adriano La Madrid quien más tarde sería el primer presidente de la Corte, Joaquín Capelo y Rafael Grau quien fue hijo del Gran Almirante Miguel Grau, entre otras personas.

Uno de los sustentos que validaba la solicitud de creación fue que en esos tiempos la actividad económica en Iquitos y en esta Región, se sujetaba al crecimiento comercial y a la inmigración de nacionales y extranjeros para la explotación del caucho y con esto la existencia de mayor población que demandaba la administración de justicia.

A lo largo de su existencia se ha sometido a la falta de recursos económicos que en su momento ha empantanado los procesos y puesto al descubierto hechos de corrupción.

En todo este tiempo de existencia de la Corte Superior de Justicia de Loreto se han vivido momentos diferentes y frustraciones marcadas como la necesidad no resuelta de la construcción de un establecimiento correccional para menores o de mejorar las condiciones carcelarias en la ciudad sede (Iquitos) o la otra que recuerda que el 24 de octubre de 1998 el Palacio de Justicia sufrió  uno de los ataques más violentos que terminó en el saqueo e incendio que destruyó gran parte de los archivos de esta institución conteniendo en su momento información de casi una centenaria historia y cultura jurídica de Loreto.

(1)   Segmentos de artículo BREVE RESEÑA HISTÓRICA DE LA CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LORETO, Aristóteles Álvarez López. IQUITOS Y LA CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LORETO, Jenaro Herrera/Aristóteles Álvarez, págs. 29 al 36. Septiembre 2009.