27/2/10

NOCKOUT

Un poco de la fantasía novelesca y mucho de la realidad vivencial se reúnen en uno de los comentarios que Raulín Herrera publica en su blog, joven novelista peruano, nacido en Iquitos, quien destaca la figura de un árbitro novato que se vistió con el color entero de la vestimenta de los jueces de fútbol de hoy, que actualmente ya no se distinguen con el clásico e histórico negro de su indumentaria de soplapitos de fútbol.

“Noqueado por vocación” es como titula a su post, termina sellando el episodio con un emocionado “Perico Sosa Presidente”, aludiendo el aliviado comentario del padre del juez de balompíe al enterarse de su doloroso debut en la primera del fútbol nacional. La trama explica la ilusión de un padre por la inteligencia y el progreso de su hijo, da todo por él, no consigue lo que el hombre quisiera para su hijo. Como diciendo “aunque sea esto serás…”, el progenitor se resigna a que el hijo sea “solamente” árbitro y no una estrella de fútbol.

En esta corta novela Raulín Herrera nos lleva a un encuentro con un personaje que puede existir físicamente, pero que de ser así también se describe con algunas fracciones de la imaginación de su creador. Como decimos en la selva peruana el personaje de esta novela “es medio real y medio ficticio”.

Por considerar interesante, lo transcribo e invito a visitar el blog, donde además podrá entretenerse con otras cautivantes micronovelas en su blog Mentiras y Verdades (Historias basadas en hechos de la vida irreal).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada