1/8/15

A MIS 41 AÑOS DE VIDA PERIODISTICA


EN UN DÍA COMO HOY, al mediodía INICIÉ hace 41 años mi carrera formal y continua en el periodismo.  Recuerdo muy bien  que Escuadra Peruana, fue la marcha Escuadra Naval, fue empleada como fondo o cortina musical. Fue el 1 de agosto de 1974, en que a las 11.30 de la mañana por invitación de mi querido maestro, el siempre grande, noble y buen guía, mi querido padre putativo en mi carrera Raúl Gonzalo Landa Capella, estuve plantadito en la puerta de Radio La Voz de la Selva, emisora ubicada como hasta hoy en calle Abtao 255, a la espera de la llegada una pléyade de jovencitos, como yo, y algunos otros que ya eran figuras destacadas del periodismo con sus nombres inscritos en las mentes y los oídos de los aficionados de deporte.


Raúl Landa, llegó presuroso ese día y se reunió con los mayores (de ese grupo) para distribuir los últimos toques y directivas sobre lo que iría en ese primer programa cuyo nombre jamás lo olvidaré: DEPORTE AL DÍA. Puedo recordar a quienes me llevaban adelantado muchos años de recorrido en este asunto: Samuel Ríos Barrientos (+) limeño él de atildada voz, respetuoso y correcto léxico, al robusto Américo Zavaleta (+), Julián Nuñez Córdova, Manuel Iwamoto Pacaya (+), Eulogio Amado García Pinedo, el jovencito César Arias Ochoa y otros que se me van de la mente y a quienes pido disculpas por no mencionarlos debido a  la fragilidad de mi memoria en el momento que escribo estas líneas.

Esta es parte de la historia de mi vida que la reproduzco, agradeciendo a ellos y muchos más que en esos días, semanas, meses y años se sumaron a la construcción de mis experiencias, me enseñaron tanto y tanto con sus virtudes y defectos. En estas andadas agradezco, mirando al cielo, a mis querido padres Fernando y Sarita que alentaron mi ruta subvencionándome todo, hasta proporcionándome las herramientas de trabajo desde su propio peculio en lo que al principio creían que se trataba de un hobby de adolescente. A mi hermano Fernando, el mayor que estuvo detrás de mí, alentándome e identificándose con mis pasos, algo que lo hace con tanto cariño hasta hoy.

Agradezco a todos los que saludan mi actividad y reconocen mi trayectoria, como aquellos que creo que son pocos, los que discrepan y desconocen mi labor, porque por todos ellos trato y me capacito permanentemente para ser mejor y no defraudarlos.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada